martes, 25 de octubre de 2016

Acoso escolar o Bullying- Cómo detectar señales

Las últimas noticias de acoso nos sobrecogen y nos ponen en alerta y, no es que el acoso escolar sea algo nuevo pues existe desde hace mucho tiempo pero las redes han echo aflorar una nueva forma de presentarse, "el ciberacoso", que convierte al acoso escolar en algo extensible fuera de los confines de los coles ya demás mucho más viral y rápido de propagar.

 Y ¿Qué es el acoso escolar o bullying? Es cualquier tipo de agresión física o psíquica ejercida entre iguales con intencionalidad por parte del agresor, frecuencia de los abusos y desequilibrio entre agresor y víctima.


El acoso entre iguales (bullying) y el ciberacoso (ciberbullying), son formas de violencia contra los niños y niñas cuya existencia no es novedosa en los centros educativos, ya que se sufre desde hace mucho tiempo. Pero el acoso o el ciberacoso también se producen más allá del ámbito escolar, aunque muchas veces se detecten o tengan repercusiones directas en la vida escolar. La escuela no es la causante ni el único lugar donde se gesta esta violencia, sino más bien parte de la solución, pues la educación y el entorno educativo son claves para combatir este tipo de violencia. Esta forma de violencia tiene importantes consecuencias para las personas y la sociedad en su conjunto. Más allá de los riesgos físicos a veces padecidos por los niños y niñas, sabemos que las consecuencias psicológicas pueden ser graves: depresión, abandono escolar, absentismo por miedo a acudir a la escuela; y, lo que es peor, pueden llegar hasta el suicidio.

Si miramos en el informe elaborado por Save de Children "YO A ESO NO JUEGO" (de recomendada lectura) podemos extraer las siguientes estadísticas:


- Un 9,3% de los estudiantes encuestados manifiestan que han sufrido acoso en los últimos meses y un 7% ciberacoso-. 111.000 y 82.000 niños y niñas

- Un 5,4% de los encuestados reconoce haber acosado a alguien y un 3,3% reconoce ser responsable de ciberacoso. 64.000 y 39.000 alumnos se reconocen como acosadores y ciberacosadores respectivamente.

Estas cifras nos dicen que uno de cada 10 niños sufre acoso en nuestros colegios. Y esto nos debe poner en alerta y para ello la información es básica para que sepamos detectar los signos indicativos de que algo puede estar pasando. Aquí os anoto algunas de las claves que tenemos que tener en cuenta

¿Cómo identificar los casos de acoso?

En la escuela:
  • Con frecuencia están solos y apartados de su grupo durante los recreos.
  •  En los juegos de equipo son los últimos en ser elegidos.
  • Durante el recreo intentan quedarse cerca del profesor o de otros adultos.
  •  En clase tienen dificultad en hablar delante de los demás y dan una impresión de inseguridad y ansiedad.
  • Tienen un aspecto contrariado, triste, deprimido y afligido.
  • Se observa un deterioro gradual de su rendimiento escolar.
  •  Les gastan bromas desagradables, les llaman por apodos, les insultan, ridiculizan, les denigran, amenazan, les dan órdenes…
  • Son objeto de burlas y risas hostiles.
  •  Le molestan, acobardan, empujan, pinchan, les golpean y dan patadas.
  • Se ven envueltos en discusiones y peleas en las que se encuentran indefensos y de las que tratan de huir.
  • Les quitan los libros, dinero y otras pertenencias o se las rompen y se las tiran.
  • Tienen contusiones, heridas, cortes, arañazos, que no se explican de forma natural.

En casa:
  •  Cambio de carácter repentino: Esto siempre es una llamada de atención a los padres de que algo le está pasando al chico», indica este experto. «Si el niño antes era abierto, dicharachero, expresivo... y de pronto se vuelve huraño, introvertido, reservado... es que algo ocurre».
  • Si nunca invita a amigos a casa, no le invitan a las fiestas
  • Llega con ropa o material escolar roto de forma habitual
  • Presenta heridas frecuentes en lugares raros (parte trasera)
  • Manifiesta temor a ir a la escuela o presenta síntomas psicosomáticos (dolor de cabeza…)
  • Va por itinerarios alternativos al habitual
  • Pide con frecuencia dinero extra (extorsión)

¿Y qué hacemos si detectamos alguno de estos signos en casa? Ponernos en contacto con el colegio, para hacerles llegar nuestra preocupación y nuestras observaciones. Desde la calma pues puede ser simplemente un síntoma aislado que no vaya más allá. Así desde el colegio podrán poner en marcha el protocolo de detección de acoso para poder ponerle freno en caso de que exista o descartar nuestras sospechas.

Recomendaciones del informe Save de Children para luchar contra el acoso escolar y, lo que es más importante, PREVENIRLO, que comparto totalmente y os anoto para que valoréis.

  •  Elaboración de una estrategia integral contra la violencia contra la infancia, articulada en torno a una Ley Orgánica que proteja el derecho de los niños y niñas a su integridad física y moral como eje vertebrador.
  • Toma de conciencia generalizada en la sociedad, desterrando ideas que perpetúan los abusos como que el acoso escolar es simplemente una cosa de niños y niñas, y concienciando en todos los ámbitos de que el acoso y el ciberacoso son una forma de violencia.
  • Formación en acoso y ciberacoso de los profesionales que son agentes importantes en la vida de niños y niñas, así como de sus familias. Es necesario formar a los profesores tanto en su capacitación inicial como continua, así como a todo el personal del centro educativo, a los profesionales sanitarios y a las familias de los menores de edad. Todo ello para conseguir una detección precoz y eficaz de estos casos que permita una actuación y búsqueda de soluciones rápida.
  • Educación y formación a los niños y niñas en prevención de la violencia. Es importante la educación en valores, como la tolerancia o el respeto a la diversidad; la formación en ciudadanía digital, no limitándose al conocimiento de las tecnologías y a las técnicas de protección online, sino también extendiéndose a las normas de civismo y respeto en el mundo virtual; y la educación emocional dirigida a trabajar la asertividad, la empatía o el pensamiento crítico.
  • Elaboración de protocolos y planes de actuación eficaces, rápidos y ágiles, que sean capaces de dar respuesta a los casos de acoso que se dan en un centro escolar o entre alumnos de distintos centros, y que permitan la coordinación entre el ámbito sanitario y el educativo y la puesta en marcha de los mecanismos necesarios desde la detección para proteger a todos los menores de edad implicados y evitar que el abuso continúe.
  •  Restaurar el daño ocasionado, apoyando psicológicamente a la víctima y poniendo en marcha mecanismos de justicia restaurativa encaminados a educar al agresor y no criminalizarle. Sólo en caso muy extremos se podría aceptar la implicación de Fuerzas de Seguridad del Estado.

PREVENIRLO ES COSA DE TODOS/AS!!


*Fuente: Yo a eso no juego" Bullying y ciberbullying en la infancia. Save de Children

lunes, 23 de noviembre de 2015

Algunas claves para entender mejor y así mejorar la comunicación con nuestros/as adolescentes


Las preocupaciones de los padres y madres de adolescentes suelen ser bastante más serias que habitaciones desordenadas, cambios de tallas en ropa y calzado, o el olor de las zapatillas deportivas.

Las familias que tienen un pre/adolescente en casa se preocupan por el paso de primaria a Secundaria, los cambios de humor, las influencias de los amigos, el riesgo de fracaso escolar, el posible consumo de drogas, la información sexual, y otras cuestiones de similar importancia.

Algunas claves para entender mejor y así mejorar la comunicación con nuestros/as adolescentes:

ü  Cuanta más información tenga sobre la adolescencia, mejor podrá anticiparse a los cambios y las decisiones que tome serán mucho más eficaces. La adolescencia es una etapa de cambios a nivel físico, emocionales, mentales… Casi ni les reconocemos!! Si no hace nada nos buscaban por los rincones para darnos un abrazo y decirnos que nos querían hasta el infinito y más allá y ahora no nos quieren a menos de dos metros de distancia de ellos. ¿qué les pasa? Y ¿qué nos pasa a los padres y madres? Porque depende también de  nuestra estrategia para afrontar esta etapa que les ayudemos o no, que confíen en nosotros o no, que tomemos sus cambios desde la normalidad y los adaptemos también a nuestra forma de tratarles.
En este enlace puedes encontrar información clara y amplia de esos cambios… te ayudará a entenderles para poder así ayudarles mejor y suavizar la ansiedad que estos cambios nos producen. "Adolescentes: guía para padres y madres"

ü  Reconozca que no hay recetas mágicas. Cuando eran más pequeños las técnicas para la modificación de conducta nos ayudaban mucho: castigo, refuerzo, tiempos fuera, economía de fichas. Pero en esta etapa ya no hay recetas mágicas. No olvidemos que nuestros adolescentes tienen ya la capacidad de razonamiento de un adulto pero les falta la experiencia y su mayor punto de apoyo y referencia ahora serán los/as amigos/as. Las recetas ahora tienen que ser, más que nunca, adaptadas de manera individualizada, según las personalidades que se están forjando, los valores, las inquietudes e intereses… Y cómo hacemos ahora para que nos respeten, cumplan las normas, nos cuenten lo que les pasa, no nos engañen….

Escucha activa, Empatía y Asertividad… son las tres patas que sustentarán la mesa de la comunicación efectiva con nuestros/as hijos/as en esta etapa. Ellos necesitan sentir también que les escuchamos, les respetamos, nos ponemos en su lugar… siempre desde nuestro rol de padres y madres pero con el interés de querer saber cómo son y lo que necesitan para que sientan que hacemos las cosas por ayudarles, no por fastidiarles.

ü  Manténgase al tanto de la vida de su hijo dentro y fuera de la escuela. No por ser cotillas, sino porque nos ayudará a descubrir cómo son, lo que les gusta, lo que les motiva, sus intereses, amigos… Preguntémosles con interés y sin críticas pues la crítica solo nos llevará a que no nos cuenten más. Les podemos dar nuestro consejo, opinión… pero sin dejar de escuchar porque ellos hacen lo que hacen y les gusta lo que les gusta.


ü  El afecto incondicional y unas normas claras, razonables y razonadas son los cimientos para que su hijo se desarrolle y se sienta seguro. Es época de negociar y para que la negociación sea consensuada y finalmente aceptada de la mejor forma posible, hay que negociar desde los intereses, motivaciones, objetivos…. No desde las posiciones: recordad la pirámide del conflicto. Lo importante no es la hora de llegada, sino los por qué de cada una de las partes en negociación (las 11 porque me preocupa que te vengas solo más tarde / las 12 porque es a la hora que se van todos mis amigos… ¿puede llegar a las 12 y venir acompañado y así los dos os sentís conformes con el acuerdo?)

Lo importante no es la hora de llegada, sino los por qué de cada una de las partes en negociación

ü  Hable con su hijo de los temas importantes en la vida y no evite los temas delicados o difíciles. Todo lo que hablemos con ellos hará que se sientan escuchados, importantes para nosotros, comprendidos y de esa forma nos permitirán participar del diseño de sus sueños. Y que sientan la tranquilidad de hablarnos de todo, si les escuchamos desde el interés y el respeto, lo harán.

ü  Márquele metas altas pero realistas. Motivar no desmotivar. La adolescencia es una etapa en la que los cambios físicos y psicológicos les pueden desestabilizar la autoestima (recordemos que están vistiendo su personalidad y descubriendo cómo son)

ü  Ayúdeles a fortalecer su autoestima:
  1. No le compares. O sentirán que nos son importantes para ti y no les quieres tal y como son.
  2. Celebra sus éxitos. A veces nos centramos en intentar modificarles lo que creemos que tienen que cambiar y nos olvidamos de reforzar lo que ya han conseguido y hacen bien. No olvidemos felicitarles por los logros que consiguen y lo que más nos gusta de ellos.
  3. Recuérdale y refuerza sus virtudes. Ayúdele a descubrir sus puntos fuertes y elógielo por lo que hace bien.
  4. Metas cortas, alcanzables y medibles. Metas realistas que le hagan motivarse y no metas largas que parecen inalcanzables y les harán desmotivarse.
ü  Converse sobre las películas, los video-juegos, las revistas que lee y la música que escucha. Sus gustos, muchas veces, ya no son los nuestros. Disfrutábamos viendo las películas de Disney pero ahora hay cosas que ni las entendemos ni compartimos. Buscar espacios y huecos para compartir gustos nos acercará a ellos. A mi mis hijos, a veces me hablan de las herramientas y las construcciones que hacen en Minecraft (un videojuego) y no me entero de la mitad de lo que me explican, pero les escucho y les pregunto porque para ellos es importante comunicármelo y, a veces, hasta juego con ellos y les permito que me enseñen ellos a mi cosas de las que controlan mucho más que yo.

ü  Los valores que usted desea para su hijo tienen que vivirlos en la familia para luego ponerlos en práctica. Seguimos siendo su ejemplo, no seamos inclongruentes en lo que decimos y lo que hacemos porque ahora nos rebatirán y nos quedaremos desarmados. Si les pedimos respeto, ofrezcamos respeto, si les pedimos que nos escuchen, escuchémosles también a ellos…

ü  Esté alerta ante los problemas graves. Si no puede afrontarlos busque ayuda profesional cuanto antes.

ü  No se desanime ante las dificultades, la mayoría de adolescentes las superan con éxito si los padres están disponibles para ayudarles y no se rinden.

Enlaces de interés:
q  http://kidshealth.org/parent/en_espanol/padres/adolescence_esp.html#



miércoles, 21 de octubre de 2015

Herramientas y recursos para entrenar la inteligencia emocional. Especial para familias



“Si tú manejas mejor tus sentimientos; tus hijos también lo harán”



La inteligencia Emocional según Goleman, es la capacidad de una persona de manejar una serie de habilidades y actitudes entre las que nos encontramos con:
  •  El autoconomiento (conocimiento de uno mismo)
  •  El autocontrol (control de ansiedad y estrés)
  •  La comunicación efectiva: escucha activa, empatía y asertividad.



Vamos a ver algunas herramientas y recursos que nos ayudan a entrenar los dos primeros puntos que esperamos os sean útiles para utilizar con vosotros/as mismos y con vuestros hijos/as.

1.- AUTOCONOCIMIENTO: El primer paso para gestionar nuestras emociones, es conocernos para saber cómo reaccionamos ante determinados estímulos, tener claros nuestros objetivos e intereses ante determinadas situaciones, nuestros valores y prioridades … Si aprendemos a conocernos, controlaremos nuestras fortalezas para utilizarlas de forma más efectiva y también nuestros puntos débiles, para poder aprender a mejorarlos.

Podemos trabajar el autoconocimiento a través de técnicas como el Yoga o mindfulness (geniales), pero como sé que estáis pensando “de dónde saco yo tiempo para practicarlo”, aquí tenéis otra técnica que podéis adaptar a vuestro día a día y que nos ayuda a gestionar los pensamientos (autoconocimiento trabajando nuestras cogniciones/pensamientos)
Toda situación nos genera unos sentimientos que continúan con una conducta. Sentimientos como la angustia, la ira, la tristeza… nos pueden llevar a una conducta no deseada y que no cubra los objetivos que pretendemos. Ejemplo: Vamos a hacer la compra y el pequeño nos forma una rabieta en pleno hipermercado porque desea chocolatinas que no vamos a comprarle. El estrés que nos genera el momento de la compra, unido a que no la realizamos en condiciones porque estamos deseando salir del hipermercado por la sensación de que todo el mundo nos mira y nos analiza, nos hace llegar a casa en estado de ansiedad e ira. Y sin gestionar más lo que nos pasa, ¿qué hacemos? Castigado una semana sin tele!!.

En medio de estas situaciones y el sentimiento que nos generan, aparecen una serie de pensamientos que tenemos que aprender a detectar y que influyen en el estado en el que nos vamos encontrando. Y, si no nos paramos, la mayoría de las veces no detectamos esos pensamientos que son los generadores principales de nuestro estado de estrés, ansiedad, rabia… 

Nuestro objetivo nº 1 va a ser detectar los pensamientos y para ello vamos a utilizar este autorregistro de pensamientos que nos ayuda a detectar los pensamientos que se generan en determinadas situaciones y que influyen en que nuestro comportamiento no sea del todo el adecuado porque nos genera estados de ansiedad y estrés que no nos permiten manejar la situación como de verdad nos gustaría. 

Una vez registrados los pensamientos, ahora el trabajo es desmontar los que no son objetivos y nos generan ese estado de ansiedad. Las siguientes preguntas te ayudarán: 


¿LO QUE PIENSO? ...

• ¿Es completamente cierto? 

• ¿Puedo asegurar que es algo que ocurre siempre…. O nunca….? 
• ¿Es proporcionado a los hechos que han tenido lugar? 
• ¿Puede haber algo que desconozco y que sea importante tener en cuenta? 
• Esta interpretación de los hechos ¿ayuda a una mejor comprensión de la otra persona?, 
• ¿ayuda a la consecución de una conducta más saludable por parte de ambos?, 
• ¿responde todo esto a los valores que deseo transmitir a mis hijos a través de la educación? 


Una vez realizado este duro interrogatorio a tus pensamientos, analiza… ¿cómo te sientes ahora? ¿Ha disminuido la ansiedad?, ¿Te encuentras más relajado/a y preparado/a para afrontar la respuesta adecuada y que encajará mejor con lo que esperas conseguir? Si lo hemos hecho bien, así será 


Ejemplo para padres y madres: 



SITUACIÓN: Me entero de que mi hijo de 14 años ha faltado a dos clases en el último trimestre. 



¿CÓMO ME SIENTO?: Enfadado/a, disgustado/a, decepcionado/a 



¿QUÉ HAGO?: En este estado, probablemente, estaré esperando a que llegue de clase, para decirle lo decepcionado/a y enfadado/a que estoy por lo que ha hecho. Le pediré explicaciones, aunque seguramente lo que obtenga sean excusas y le castigaré 2 meses sin salir, eso si no se pone gallito, que si es así, le castigo 3. 



Ahora nos paramos a analizar ¿QUÉ PIENSO?: Este hijo mío es un desconsiderado y no se da cuenta de los esfuerzos que hacemos en casas para que él estudie. Seguramente no sea la primera vez y lo haya hecho más veces, lo engañados que nos tiene…. 


Sometemos a estos pensamientos que ayudan a que nuestra rabia y ansiedad crezca a su correspondiente interrogatorio: 

PENSAMIENTO: Este hijo mío es un desconsiderado y no se da cuenta de los esfuerzos que hacemos en casas para que él estudie. 

• ¿Es completamente cierto?. La verdad es que no es desconsiderado, pues sabe de nuestros esfuerzos económicos y no nos pide más que lo justo para salir un día en el fin de semana. Y además, de vez en cuando hace algún trabajillo con su tío para sacar algo de dinero y no pedirnos para salir. 

• ¿Puedo asegurar que es algo que ocurre siempre…. O nunca….? No, normalmente no actúa así, de hecho es la primera vez que hace algo así en el instituto. 

• ¿Es proporcionado a los hechos que han tenido lugar? Mi enfado?, pues creía que si, pero ahora que lo estoy analizando, igual no tanto, y el castigo que había pensado igual también es desproporcionado. 

• ¿Puede haber algo que desconozco y que sea importante tener en cuenta?. Realmente si, igual se ausentó porque se encontraba mal o algún compañero o algo y olvidó decírmelo, no se… mejor le pregunto primero. 

• Esta interpretación de los hechos ¿ayuda a una mejor comprensión de la otra persona?, No me ayuda nada, al contrario, me estoy imaginando con este enfado a un hijo que no es el mío. 

• ¿ayuda a la consecución de una conducta más saludable por parte de ambos?. Pues no, si le espero en la puerta con el enfado que tenía, seguramente no hubiéramos hecho más que discutir y llegar a decir cosas que no sentimos de verdad, como nos pasa cuando estamos enfadados alguno de los dos. 

• ¿responde todo esto a los valores que deseo transmitir a mis hijos a través de la educación?. No, lo que yo quiero transmitirle es que tiene que tener confianza para decirme las cosas, que debe actuar de forma correcta en esta vida y ser responsable, que debe escuchar a los demás… y yo no estaba muy dispuesto a escucharle con la rabia que estaba conteniendo esperando que llegara. 

Y ahora….. ¿CÓMO ME SIENTO?: Mucho más tranquilo/a y receptivo a que me cuente en primer lugar. No voy a hacer ningún juicio de valor hasta que no me de su versión y, a partir de ahí, y de forma tranquila actuaré en consecuencia pero intentando, en todo momento transmitirle los valores que quiero transmitirle. Sin gritos, ni voces, ni salidas de todo. Si hizo mal, tendrá su castigo proporcionado y si lo que hizo es justificado le haré saber que me preocupo si me entero por terceros y preferiría que me lo contara él mismo. Igual tengo que escucharle mejor y propiciar más momentos de diálogo entre nosotros. 

2.- AUTOCONTROL: El control del estrés, de las situaciones que nos provocan ansiedad, ira… debemos trabajarlo para que realmente las decisiones que tomemos sean efectivas para los objetivos que nos marcamos. El control de pensamientos es una herramienta efectiva para controlarlo a nivel cognitivo pero vamos a ver otras herramientas que nos ayudan a controlarlo a nivel físico.



La respiración: practica la respiración diafragmática que nos ayuda a relajarnos.


Este vídeo os ayudará a entenderla y entrenarla. https://www.youtube.com/watch?v=TuPaMCsnxes

Relajación muscular progresiva de Jacobson: Es una técnica de relajación muscular progresiva que nos permite detectar las sensaciones que nos produce la tensión y la relajación muscular. Requiere de un entrenamiento para controlar los cambios de tensión a relajación, para que nos permita detectar esa tensión muscular en los momentos de estrés y consigamos relajarla de forma cada vez más ágil. Podéis encontrar el
ejercicio para entrenar en este enlace. https://www.youtube.com/watch?v=NIeqfJ6WHK4











Y si os animáis y decidís entrenar con vuestros hijos/as, os recomiendo la siguiente lectura que además de explicar el método y los beneficios de este de forma muy clara, viene acompañado con un CD con las locuciones adaptadas a diferentes edades, desde 5 a 12 en adelante. Inteligencia emocional infantil y juvenil








Otros recursos que os recomiendo si estáis interesados en profundizar en el concepto y la práctica de la educación emocional para familias: 


Una lectura práctica enfocada a las familias que nos apoya en la comprensión del concepto y la importancia de la educación emocional, buenas prácticas para llevarlas a cabo en el hogar y recomendaciones.  Educar con inteligencia emocional










Para trabajar el concepto de las emociones con los niños, desde 3 a 12 años, mediante cuentos, fichas y nuestras conversaciones con ellos. Es un libro para compartir nuestro tiempo con ellos y aprender todos juntos de lo que somos, lo que pensamos, lo que sentimos. Emocionario ¿Aprenderán más ellos o nosotros? 
Puedes encontrar las fichas de trabajo en la web: http://www.palabrasaladas.com/di_lo_que_sientes/fichas_de_actividades.html


Inteligencia emocional, el secreto para una familia feliz.  Una guía para aprender a conocer, expresar y gestionar nuestros sentimientos. Comunidad de Madrid. la puedes descargar aquí


La peli, “Del revés (inside Out)”: Para verla mil veces con nuestros hijos, comentarla y sacar conclusiones de cada escena. Todas las emociones son necesarias. Hasta las que entendemos como negativas, no podemos hacerlas desaparecer, tenemos que gestionar lo que nos pasa cuando aparecen y mantenerlas a raya. ¿Vamos preparando las palomitas?



Ya tenemos tareas para trabajar la educación emocional y no olvides disfrutarlas, porque el tiempo que pasamos con ellos para educarles también es tiempo para disfrutarlos

Ah y…Recuerda!! 

Ninguna herramienta surte efecto por obra de la magia o la casualidad, sino que requiere de voluntad para ser aprendida e integrada, y finalmente servir de manera práctica y real en el día a día... y todo esfuerzo, tendrá su recompensa ;)


jueves, 1 de octubre de 2015

Gestión de conflictos familiares. 5 Claves para la gestión positiva

A diario tenemos que convivir con conflictos que nos surgen y enfrentarnos a ellos para darles solución. 

En la vida familiar es algo también cotidiano y la primera premisa para gestionarlos bien consideramos que es "ver el conflicto como algo positivo, que bien gestionado nos enseñará siempre algo y nos ayudará a crecer". 


Os proponemos algunas claves a tener en cuenta para la gestión positiva de nuestros conflictos familiares:

1.- Diálogo y ¿para qué?:  El conflicto es como un iceberg. Sólo vemos una pequeña parte que son nuestras posiciones "yo quiero ir a la playa y tú quieres ir a la montaña". Pero debajo de estas posiciones iniciales que generan conflicto porque inicialmente parecen opuestas, hay mucho más.... nuestros intereses, objetivos expectativas, deseos, prejuicios, emociones... Que sin un diálogo adecuado y sin las preguntas adecuadas no van a salir y si no salen no podremos llegar a posiciones más flexibles que nos permitan un acuerdo viable para las partes. 
¿Y cómo llegamos a descubrir esa zona oculta del iceberg?... preguntándonos los ¿PARA QUÉ?: ¿Para qué quiero ir a la playa o a la montaña?: "Yo quiero ir a la playa porque necesito tranquilidad y descanso" "Yo quiero ir a la montaña porque quiero hacer algo diferente"... ¿Podemos hacer algo diferente pero que nos sirva al mismo tiempo de descanso? Seguro que con las necesidades expuestas se nos ocurren diferentes alternativas que puedan satisfacer los dos deseos ¿verdad?.  

2.- Escucha activa: Sólo escuchándonos podemos saber lo que los demás quieren, necesitan, descubrir las emociones que hay debajo de sus peticiones. Y, habitualmente, no nos escuchamos bien y además somos conscientes de ello. No miramos a la cara porque estamos haciendo otras actividades, vamos con prisas, estamos pensando en lo que vamos a responder... y así nos perdemos una gran parte de la comunicación verbal y no verbal. Vamos a escucharnos cara a cara, con interés y practicando algunas pautas como "si te he entendido bien..." que nos evitarán malos entendidos que habitualmente nos llevan a conflictos, buscando un momento tranquilo del día para contarnos lo que nos pasa o para hablar de los temas o decisiones importantes que tenemos que tratar. 

3.- Empatia: Sólo escuchando bien podremos desarrollar esta habilidad, la de ponernos en el lugar del otro. Porque lo que no es importante para mi, igual es de vital importancia para el otro. Esta capacidad requiere de un esfuerzo y un interés real por la otra persona y, a veces, nos resulta especialmete difícil cuando se trata de alguien muy diferente a mi, por edad, por valores,... por ejemplo cuando se trata de nuestros hijos de corta edad o adolescentes. Sólo conseguiremos entenderles si intentamos ponernos en su lugar para poder entender la importancia que ellos le dan al hecho o problema que nos cuentan, y sólo expresando emociones y no solo hechos podremos conseguir que otros se pongan en nuestro lugar y nos puedan entender. Diálogo+emociones.

4.- Atentos"" Cada uno tenemos nuestra "mochila" particular, cargada de nuestras experiencias, percepciones, prejuicios, motivaciones... Seamos conscientes de que cada mochila es diferente y eso nos hace actuar de forma también diferente. Si sabemos ver ese interior de la mochila del que nos cuenta, podremos entender realmente lo importante que es para él. Si damos por hecho que mi percepción es la real sin tener en cuenta que una misma situación puede ser percibida de formas diferentes, no avanzaremos en el diálogo.

5,. Asertividad. Del modo en que decimos las cosas dependerá el resultado del diálogo y la negociación ante un conflicto. Si descargamos agresividad, obtendremos agresividad. Si actuamos con pasividad, no conseguiremos lo que deseamos. Si dialogamos con asertividad, exponiendo nuestros lo que nos gustaría desde nuestro punto de vista, desde como nosotros lo sentimos y deseamos y sin agredir al otro, podremos obtener la misma respuesta de él. Sólo así conseguiremos un diálogo efectivo que nos llevará a una negociación del conflicto que consiga llenar los intereses de ambas partes. Porque no es lo mismo decir "Todos los días llegas tarde a casa y me cargo yo con todas las tareas, y seguro que lo haces con intención para no ayudarme y estoy harto/a" A decir "Cuando llegas tarde a casa, no te da tiempo de echarme una mano con las tareas que tenemos y esto me hace estar realmente cansada/o. Me gustaría que hicieras un esfuerzo para llegar antes y así podamos repartir esta carga"
Decir las cosas desde nuestro sentir y sin agredir al otro, sólo así conseguiremos que se ponga en nuestro lugar, nos entienda y podamos llegar a un acuerdo y una gestión pacífica del conflicto.

...¿Lo ponemos en práctica?





*





martes, 31 de marzo de 2015

Mediación … para que los conflictos no nos nublen los negocios


Muchas empresas recurren ya a la mediación para resolver sus conflictos laborales.

La mediación no es un sistema nuevo pues lleva siglos aplicándose, pero la versión actualizada tiene muchas vertientes y una metodología mucho más depurada y profesionalizada. Países como Reino Unido, Irlanda o Rumanía llevan mucho tiempo utilizando este sistema y ahora es desde la Unión Europea desde donde se está impulsando esta medida y España se suma a la Mediación con experiencias ya testadas y mejoradas. Otras comunidades autónomas nos llevan años de adelanto, en cuanto a legislación e impulso de la misma, pero lejos de desanimarnos en Extremadura, estas experiencias también nos sirven para aprender y dar pasos más firmes.

Es, la mediación, una esperanza para rebajar la sobrecarga de trabajo de la Administración de justicia, pero lejos de ser este objetivo el más importante, lo es aún más que la mediación favorece acuerdos muchos más rápidos, económicos y duraderos en el tiempo y …sobre todo, mucho más satisfactorios para las dos partes en conflicto. No sólo porque el acuerdo al que llegan sea consensuado por las partes sino porque mejora las relaciones y evita el desgaste emocional que conlleva un proceso judicial.

Inevitablemente hay asuntos que han de ser resueltos en tribunales, pero otros asuntos que son de libre disposición de las partes, encuentran muchos beneficios al ser resueltos en mediación (conflictos entre socios, sucesión de empresas familiares, conflictos entre cliente y comerciante, entre distintas empresas, empresas y proveedores, conflictos intralaborales…..).

Los conflictos a veces surgen de malos entendidos por falta de comunicación y el litigio lleva, en la mayoría de los casos, a agravarlos aún más y al desgaste personal y emocional, unido a la pérdida de clientes, proveedores, deterioro de la imagen de empresa, bajo rendimiento laboral de los empleados, etc.

El proceso de Mediación garantiza la intervención de las partes en conflicto con plena igualdad de oportunidades, confidencialidad, manteniendo el equilibrio entre sus posiciones y el respeto hacia los puntos de vista que cada una exprese sin que el mediador pueda actuar en perjuicio o interés de cualquiera de ellas.

Un proceso colaborativo Abogado-Mediador

El papel de los abogados nunca desaparece en el proceso de mediación, sencillamente se acomoda en beneficio siempre del cliente. Pasa de defensor en un litigio a asesor para la toma de sus mejores decisiones, adecuadas a sus intereses pero también inclinadas a que se puedan acomodar a los intereses de la otra parte. Así la negociación se convierte en fruto del “ganar-ganar”.

Y… qué es la Mediación

La Mediación es un método de resolución consensuada de conflictos, en el que las partes intentan voluntariamente alcanzar por sí mismas una solución construida sobre la colaboración, no sobre la contienda, con la ayuda de un profesional en mediación, tercero neutral e independiente. El acuerdo se adaptará a las necesidades de las partes que pueden lograr un acuerdo creativo más allá de la posición inicial distante de ambas.

La mediación NO es.
  • Una terapia.
  • Un asesoramiento
  • Una orientación sobre posibilidades de abordaje de la situación.
  • Una defensa jurídica.

¿Cuál es el papel del Mediador?

El mediador no propone una solución, ni asesora a las partes, pero las ayuda a construir un acuerdo beneficioso para ambas. Trabajará para devolverles el control sobre sus propias decisiones, guiándoles en el proceso, y asistiéndoles para asegurar una comunicación eficaz con el fin de lograr un acuerdo satisfactorio, factible y sostenible en el tiempo

Principios de la mediación:
  • Voluntariedad
  • Confidencialidad
  • Flexibilidad
  • Imparcialidad y neutralidad del mediador
  • Igualdad de las partes
  • Mantenimiento del respeto, buena fe y colaboración entre las partes


¿Cuándo es adecuada la mediación?
  •        Cuando el mantenimiento de las relaciones con la otra u otras partes es importante o necesaria.
  •        Cuando las partes quieren mantener el control sobre el conflicto, evitando las incertidumbres tanto en la tramitación del procedimiento como en su resultado.
  •        Cuando sea importante la privacidad.
  •        Cuando sea conveniente resolver el conflicto con celeridad.
  •        Cuando las partes tengan la necesidad de aclarar o explicar o exigir a la otra parte explicaciones acerca de aspectos que considere importantes


Beneficios de la Mediación
  •        Rapidez.
  •        Simplicidad del procedimiento, adaptado a las necesidades de las partes.
  •        Las partes mantienen el control de la situación y autogestionan su conflicto sin ceder la responsabilidad de su resolución en terceros
  •        El procedimiento termina cuando las partes así lo desean, hayan o no alcanzado el acuerdo
  •        Permite a las partes preservar o incluso consolidar sus relaciones comerciales y previene que se agrave el conflicto ya que las partes tienen oportunidad de aclarar o pedir a la otra parte explicaciones o aclaraciones
  •        No crea un ganador y un perdedor
  •         Los gastos son mucho menores que en la vía judicial.
  •         El acuerdo fruto de la mediación es más probable que se cumpla voluntariamente, ya que no ha sido impuesto por terceros.

Pero,  ¿los acuerdos que se alcancen son ejecutables?

Los acuerdos de mediación constituyen un contrato privado entre las partes y, por lo tanto, son de obligado cumplimiento. Si se elevan a escritura pública o se homologan judicialmente son título ejecutivo.

¿Cuánto dura el proceso? Dependerá de las partes, pero la solución se puede alcanzar en el plazo de un mes.


Fuentes:http://www.camaragrancanaria.org/index.php/mediacion

lunes, 7 de julio de 2014

Taller con niños y niñas, de Habilidades para la Gestión de Conflictos


Como todos sabemos, los conflictos son una parte inevitable de la vida diaria y lejos de ser algo negativo, si se afrontan de forma adecuada favorecerán el desarrollo y el crecimiento personal. Para ello se hace imprescindible la formación de las nuevas generaciones en la gestión de los mismos, de una forma pacífica y reconciliadora, porque podremos conseguir una sociedad más equitativa y saludable si promovemos la cultura colaborativa en lugar de la competitiva. Y para ello desde IrisMediación planteamos una formación y entrenamiento para dotar a nuestros hijos e hijas de las herramientas y estrategias necesarias para que se enfrenten a las situaciones conflictivas y salgan de ellas fortalecidos.


Aprendiendo a identificar y a gestionar emociones
Las situaciones conflictivas a las que tienen que enfrentarse los niños y niñas, pueden provocar disfunciones en la convivencia y tensiones en la comunidad escolar, en la familia o con el grupo de iguales. Sin embargo, puede ser un desafío, una oportunidad y un potencial educativo. Por eso, resulta de vital importancia afrontar el conflicto desde una perspectiva diferente y desarrollar una actitud positiva que nos permita tratar creativamente el mismo.

Pitágoras decía “Educad a los niños y evitaréis castigar a los hombres”, y para ello desde IrisMediación, hemos desarrollado el Taller de entrenamiento en habilidades para la resolución de conflictos.  Porque es necesario reforzar la adquisición de valores y habilidades en los más pequeños, para que puedan afrontar con éxito las situaciones y/o dificultades que se le presenten a lo largo de sus vidas, ya que esto será la base para el desarrollo de su inteligencia emocional y ayudará en su desarrollo como personas íntegras y comprometidas con la sociedad en la que viven, que les capacitará para exponer sus opiniones respetando en todo momento las de los demás.


Trabajamos técnicas de respiración y relajación
La metodología de este taller está diseñada para transmitir los conocimientos mediante juegos y dinámicas adaptadas a los diferentes grupos de edad con las que al mismo tiempo se capaciten y les resulte una actividad constructiva, dinámica y divertida.

Hemos trabajado los contenidos con el apoyo de “Lego Story Starter”, una herramienta pedagógica que ofrece la posibilidad de intervenir con los menores de forma creativa y atractiva para ellos, y ofrece la posibilidad de que los grupos de menores elaboren revistas o cómic mediante el uso de herramientas informáticas apoyándose en las creaciones que cada uno de ellos elabore con “Lego Story Starter”.

Empatía y Asertividad con Lego Story Starter
Queremos compartir con vosotros/as algunas de las fotos del desarrollo del Taller de habilidades para la gestión de conflictos, en las que aparecen nuestros pequeños participantes trabajando la identificación y gestión de emociones, así como conceptos y entrenamiento de empatía y asertividad, al mismo tiempo que han aprendido a controlar su respiración, para favorecer el control de impulsos y técnicas de relajación.

Gracias a todas las familias que han confiado en IrisMediación, y gracias a nuestros pequeños participantes por recordarnos día a día con su ilusión y entusiasmo, que es posible un mundo más colaborativo, pacífico y saludable.

 

jueves, 23 de enero de 2014

EL CUENTO DE IRENE


Siempre es complicado comunicar el divorcio a los niños, por eso queremos compartir con todos los seguidores de IrisMediación, un cuento con el que una de las parejas que han pasado por nuestro centro comunicaron a su hija de 5 años la decisión de divorciarse.
Un proceso de divorcio generalmente supone una inestabilidad emocional, tanto para los adultos como para los niños, y a veces los padres tienen dudas en la mejor forma de explicarles a sus hijos una decisión de adultos. Esta pareja decidió elaborar un cuento adaptado a la realidad de la pequeña, para que ella pudiera entender esta nueva situación.
Tanto los nombres de los padres, como la localidad han sido modificados para preservar la identidad de la pareja, aunque por decisión de ellos mantenemos el nombre de la niña, ya que como nos dice su madre su nombre significa PAZ.
Esta pareja ha optado por la Mediación, para gestionar su divorcio de forma dialogada, contando con la ayuda de las profesionales de nuestro Centro. Ellos han sido los protagonistas de su acuerdo, sin que nadie tenga que decidir por ellos, velando en todo momento por conseguir acuerdos que beneficien a los dos partes y que sean los más beneficiosos para IRENE.
Desde IrisMediación queremos agradecerles su generosidad al compartir este cuento con nosotras, para que puedan beneficiarse otros padres que estén en una situación de separación y/o divorcio. Recordar también que se pueden utilizar diferentes formas de transmitir una decisión de este tipo a los niños, pero lo importante, es que los padres lo adapten a la edad de los pequeños, y que hablen con ellos, no pensemos que porque son pequeños no se van a enterar y es mejor no decirles nada. El desconocimiento genera sentimientos de inseguridad, de falta de confianza, de culpabilidad y frustración y eso como padres debemos evitarlo en todo momento.


EN UN DIVORICIO DEJAMOS DE SER PAREJA,


PERO NUNCA NUNCA DEJAMOS DE SER PADRES”


LA PRINCESA QUE TENÍA DOS CASTILLOS


Érase una vez una PRINCESA llamada IRENE.



 Vivía en el Reino de “MÉRIDA”, en un lugar donde se hacen unos churros riquísimos, el mejor lugar del mundo.


A Irene le encantaban los churros….UUUMMMMMHHH!!!! Era una de las cosas que más le gustaba: Comer churros con Cola Cao y con Nesquik también.




Sus papás, El REY PABLO y LA REINA MARINA, vivían en un lindo Castillo de color amarillo y marrón que tenía dos plantas y muchas habitaciones.

En la entrada al Castillo había muchas macetas y un limonero que siempre tenía muuuuchooossss limones, unas veces verdes y otras veces amarillos.  

El Rey papá usaba los limones para echarles el zumo a los pescados que cocinaba y la Reina mamá los usaba para hacer tartas. La princesa Irene se encargaba a veces de echarles agua a las macetas y al limonero con una regadera.

En el Reino de Mérida, Irene tenía otras muchas cosas muy chulas: un parque, un campo de futbol, el campo de los abuelos, el campo de la tía Toñi, la piscina del pueblo en verano y el mejor colegio con la mejor Seño del mundo, la Seño Ana. La Princesa Irene era muy lista y trabajadora, su papá y su mamá estaban muy contentos con ella por las buenas notas que sacaba.

También la querían mucho por lo  bien que iba a comiendo en el comedor y en su casa según se iba haciendo mayor. Y es que la Princesa Irene ya tenía 5 años!!!!

Además, Irene tenía muchas amigas y amigos en el cole y fuera del cole también, como las vecinas Irene, María, Víctor, Alicia…..y otras amigas como la prima Sara, Marina, la prima Carmen… Irene era muy feliz.

 
Pero estaba pasando algo que Irene desconocía…..cada vez hacía menos cosas con su papá y con su mamá. Al parecer sus papás a ella la querían mucho y ellos también se querían, pero no lo suficiente como para seguir siendo novios. Y es que Irene no sabía que, a veces las personas mayores se separan para vivir en casas diferentes, aunque a veces se junten para hacer algunas cosas.
 
Irene estaba preocupada, ella quería hacer muchas cosas con su papá y con su mamá, pero ahora ¿qué pasaría si ella quería ir al campo con los dos, a la feria con los dos, a la plaza con los dos…?? empezó a sentirse triste pensando en estas cosas.
 
El Rey Pablo y la Reina Marina empezaron a pensar en una solución, ellos no querían ver a Irene triste, la tristeza no la dejaría aprender, colorear, jugar…y ellos no podían permitir que la tristeza invadiera el corazón de la Princesa Irene.

Entonces se les ocurrió una idea, construir DOS CASTILLOS. El Castillo del Rey Pablo y el Castillo de la Reina Marina.

Unos días Irene vivía en el Castillo del Rey Pablo, amarillo, con su habitación lila-violeta llena de juguetes, cuentos, un espejo para mirarse cuando bailaba, en la calle jugaba con las vecinas Irene, María y su hermano Victor, la vecina Alicia a veces venía a ese castillo, regaba las macetas, veía películas en el salón en la TV grande del Rey Pablo, comía figuritas de pescao que solo su papá sabía hacer tan ricas, iba a pescar con el Rey.

A veces Irene, iba a Madrid con el Rey Pablo para ver a los abuelos y los tíos de Madrid que la querían mucho… muchísimo, al Campo de la tía Tere y Rafa iba con el Rey, a la piscina, al campo de fútbol y un sinfín de cosas más que le gustaban a Irene.

Pero la princesa Irene otros días vivía en Castillo de la Reina Marina, que era muy altooooo, había que subir  unas escaleras mágicas y tenía balcones donde asomarse y ver la calle. Desde uno de los balcones podía ver su Colegio y si gritaba mucho podía llamar desde el balcón a su prima Sara.

 La prima Sara vivía muy cerquita, en otro castillo y merendaban juntas muchas tardes y jugaban juntas con la Tablet y a las muñecas. La Reina Marina llevaba a Irene al parque, a la biblioteca, veían la TV juntas, tenían una peluquería en el Castillo, cantaban y hacían bailes juntas. Otras veces con la Reina Marina iba a pasar el día al campo del abuelo Juan y la abuela Manuela.

Irene tenía unos abuelos en Mérida y otros en Madrid, que la quería muuuuchooo.
 
Los dos Castillos tenían algo en común: que a Irene le encantaban. Había mucho amor en ellos, se divertía muchísimo, jugaba a diario, aprendía, unas veces en uno y otras vecen en otro y se sentía una niña MUY AFORTUNADA por tener dos casas.

A veces había fiestas en el Castillo de Mamá y otras en el Castillo de Papá y eran igual de divertidas!!!

Nada había cambiado, Irene podía seguir haciendo mil cosas con Papá y con Mamá y ellos cada vez estaban más felices y todos los días comía perdices…aaaayyy nooo!!!! Comían muchos churros con Colacao o Nesquik!!!